“ … el hecho de haber abierto de forma casual un correo electrónico de una persona (casual en el sentido de que se parte de la hipótesis de que se hizo para comprobar la existencia de virus) no constituye una infracción al derecho a la intimidad, pues se ha validado la posibilidad de un hallazgo casual, si no ha tenido más recorrido que el simple examen, como habría sucedido en este caso en que no consta que se hubiera seguido ninguna actuación derivada del contenido de dichos correos …”.

Audiencia Provincial de Vigo, Sección 5 27/05/2019, Ponente: JOSE RAMON SANCHEZ HERRERO, Id Cendoj:36057370052019100189: