La condenada, ex pareja del titular de la línea, llamó a la operadora de telefonía y después de pasar la política de seguridad de la misma, respondiendo a preguntas de tipo personal sobre el titular de la línea, solicitó facturas del teléfono de su ex pareja, sin conocimiento y consentimiento de ésta, información que recibió por correo electrónico, accediendo de esta manera a información personal como su dirección, relación de números a los que había llamado, duración y hora de las llamadas y coste.

El Juzgado de lo Penal la condena por un delito de descubrimiento y revelación de secretos a seis meses de prisión, pena que confirma la AP de Madrid, sección sexta, en sentencia de 30-10-2019.

El enlace a la resolucion:

http://www.poderjudicial.es/search/AN/openDocument/4dfb44e2f418e778/20191210